SALUD DENTAL: PREVENCIÓN

SALUD Y NUTRICIÓN

SALUD DENTAL: PREVENCIÓN Recomienda al dueño que, desde cachorro, revise la dentadura de su perro una vez a la semana y cada seis meses, que haga una visita al veterinario para una exploración. Recomienda cepillos especí?cos blandos adecuados al tamaño del perro. Recuérdale que nunca use dentífrico de personas, puede resultar tóxico para el perro. Las razas pequeñas son más propensas a desarrollar sarro y placa bacteriana. Hay productos especí?cos para combatir el sarro, que aparte de mejorar su salud se convierten en un premio. Recomienda barritas o sticks de uso diario, una manera fácil de ayudar a la limpieza de dientes y encías del perro.

¿HIGIENE DENTAL EN PERROS? La higiene dental regular es la clave para prevenir la aparición de placa bacteriana, que se va formando con la edad. La placa genera problemas como el mal aliento o halitosis, la in?amación y dolor de las encías o gingivitis, di?cultad para comer correctamente y en caso de complicación, patologías mucho más graves.

COMENZAR DESDE CACHORRO La salud dental debe comenzar desde que el animal es un cachorro. A las 2-3 semanas de vida el perro ya tiene 28 dientes de leche, y a los 6-8 meses, tendrá los 42 dientes de?nitivos. EL SARRO: PRIMER INDICIO DE UNA MALA HIGIENE BUCAL Un elevado porcentaje de perros tiene problemas dentales a partir de los 3 años de vida y se puede observar con la aparición de sarro sobre la superficie dental.

PUEDEN LLEGAR A PERDER DIENTES Sobre este sarro se multiplican bacterias, que junto con restos de comida y la saliva tienen todo lo que necesitan para desarrollarse. Las bacterias, sobre la placa, irán poco a poco degradando las encías (gingivitis) hasta llegar en muchos casos a causar la pérdida de piezas dentales. SI SE COMPLICA, ELIMINAR EL SARRO PUEDE NECESITAR UNA INTERVENCIÓN CON ANESTESIA La eliminación de este sarro incrustado requiere la intervención del veterinario, incluso sería necesario anestesiar al animal. Una buena salud bucal en nuestra mascota evitaría tener que someter al perro a esta intervención.

UNA REVISIÓN SEMANAL Y AL VETERINARIO CADA 6 MESES Así, es importante hacer una revisión semanal de la boca del animal por parte de los dueños y una cada seis meses en el veterinario. LA RUTINA DEL CEPILLADO Lo recomendable es educar al perro desde su primera edad, para que el cepillado de sus dientes forme parte de los juegos y atenciones que el animal reciba. Cuando el cachorro ya experimente el hábito de la limpieza bucal como algo normal, se debe realizar una vez por semana. Una vez logrado esto, hay que ser regulares y mantener el hábito del cepillado. Existen distintas opciones para complementar la higiene dental canina: sticks, barritas o juguetes fabricados con distintos materiales. Estos pequeños comestibles y objetos de juego se pueden usar como premios.

PREVENCIÓN CON BARRITAS LIMPIADORAS: FÁCIL Y EFICAZ Hay barritas y sticks que se administran diariamente que reducen notablemente la formación de sarro gracias a su textura y forma. De este modo se ayuda a prevenir la enfermedad periodontal. Además de mantener sus dientes sanos el propietario les está dando un premio que les encanta.